Bebés Después de los 35

MisHistorias

‘Si no te quedas embarazada antes de los 35 estarás en problemas’. Esta era una típica conversación al principio de mis 30’s con mi familia y amigos. Me asustaba enormemente pues no me sentía preparada para tener un bebé y mucho menos conocía a alguien que pudiera ser mi compañero en semejante aventura.

Siempre me acuerdo de aquellas conversaciones cuando hablo con amigas que están en sus 30’s y tienen el mismo sentimiento de ‘se me acabó la vida’. Yo también pensé así, tantas veces, a pesar de que disfrutaba mucho de mi vida estando sola. Hubiera querido saber en ese momento que la vida te brinda todo lo que necesitas en el momento exacto (aveces más tarde que temprano), y así no hubiera tenido que perder mi tiempo sufriendo por ello.

Me convertí en mamá por primera vez a los 36 años. Mirando atrás puedo ver ahora cuan perfecta fue esta edad para iniciarme en la maternidad. Qué estaba haciendo antes?  Lo que tenía que hacer para no arrepentirme ni por un solo momento de todos los sacrificios físicos y emocionales que debes hacer cuando otra vida depende de ti. Tuve un trabajo que amaba y disfrutaba, viajé, me fui de fiesta, salí de casa cuando quise, a donde quise y con quien quise. Volví a casa. Partí de nuevo. Quería salvar al mundo, o al menos mi país, o de pronto algunas cuantas vidas. Me dediqué a ayudar a los refugiados. Amaba mi vida tal y como era.

Me hace feliz el haber esperado. Me alegra el haber encontrado la pareja perfecta para tener a mis hijos. Puedo quedarme tranquila en casa si debo hacerlo, cocinando, limpiando y jugando juegos de animales sin el más mínimo remordimiento de que me estoy perdiendo de algo allá afuera. Supongo que lo que siempre debí haber hecho fue mantener ese deseo interno de ser madre en mi corazón y esperar tranquilamente a que pasara. Y pasó.

Ahora la vida se presenta en diferentes colores. Porque esta vida es colorida y fantástica. Ser mamá te mantiene ocupada, absorbe todo el amor que tienes para dar, absorbe tu tiempo y toda tu fuerza. Te hace vulnerable, pues lo único que importa es el cómo proteger a tus pequeñas criaturas. Pero al mismo tiempo es lo que da sentido a mi vida, es lo que da un sentimiento de felicidad que podría llenar hasta el más vacío de los corazones y esto es una maravillosa mezcla de sentimientos.

Después de ser madre la vida continua. Ahora en lugar de solo una pareja somos un equipo de cuatro recorriendo el camino de la vida. Nuevos proyectos también vienen en camino, proyectos que son como vidas paralelas, necesarios para completarnos en los otros roles que hemos escogido vivir. Pero ahora con un bebé a punto de nacer debo tomar un descanso, para respirar, para disfrutar, para amar.

Luz

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s