Paris d’Amour

Mis Historias

Fue él quien me regalo el libro. Paris. Él sabe lo que siento por Ella. Al mirar a sus ojos entendí acongojada de que era un gesto solidario frente a ese amor imposible que él jamás podrá apoyar. Entendí que tendría que escoger entre él o Ella. Los separan diferencias irreconciliables. Él la cree sucia, peligrosa y sin gran belleza. Sobrevalorada y ladrona, abusadora de inocentes incautos, que llegan a Ella buscando un sueño y solo reciben una traición. Tan mala es, dice él, que ni siquiera el mar la quiere acompañar.

Read More

Todos Deberíamos Ser Escritores

Es porque nos da miedo escribir que solo aquellas voces son oídas. Los fanáticos, los racistas, los nacionalistas, los machistas, la extrema derecha y la extrema izquierda. A ellos no les da miedo hablar y mucho menos escribir. Sé por experiencia que escribir un libro, un ensayo, una página, e incluso un post, asusta, por decir lo menos. Hola miedos. Todos ellos vienen en manada a decirnos las miles de formas en las que podemos fallar. Existen muchos riesgos. Puede que a la gente no le guste lo que se escribe, o como se escribe, o peor, se puede ofender a alguien cercano con lo que se escribe. Pero las voces de los moderados se deben ampliar. Verdaderamente creo que la gente quiere leer nuevas ideas, especialmente las progresistas, y las románticas también. Aquellas que nos dan un futuro esperanzador. A todos los que escriben les digo esto: Su escritura es importante. Sigan peleando. Sigan escribiendo. Por ustedes. Y por nosotros.

Poema Invernal

Mis Historias

Últimamente me pregunto si voy a vivir aquí para siempre,

Porque es fácil quedarse atascado como pez en algún lugar,

Y este es un lugar bonito para quedarse atascado, creo yo,

Pero luego llega el invierno,

Y cuando llega me siento a mirar por esta ventana,

Y recuerdo,

Que hace muy poco los niños montaban afuera en bicicleta,

Y alzaban una cometa al cielo,

Y se escondían el uno del otro.

Y luego pienso,

Que si me quedo aquí, desde esta misma ventana los veré partir un día,

A la universidad,

Y a hacer sus vidas,

Y no es por el frio que cala bien hondo,

Si no por causa de esta ventana que quisiera partir,

Para tener un patio bien grande,

Y que así nunca se vayan a querer ir.

_______

A veces, muchas veces, se me olvida agradecer,

Que estoy aquí, ahora.

Feliz viernes!

Luz

El Reflejo de la Vela

Cuento

Apareció como una visión en la puerta de mi habitación. Era él, sí, con su cara plagada de arrugas, con su piel acaramelada del sol que despuntaba al alba mientras araba el pequeño terreno que todavía tenía cerca al río que conecta con El Edén. Era él, no había duda, porque seguíamos hablando de aquel terreno que en épocas de colegio decía Eulalio que sería mío, o al menos sería para mí, para los dos. Esa promesa vana que cincuenta años después volvería a convertirse en el único asidero que tendría para escapar. 

Read More