No tengo nuevos seguidores en este blog, si no más bien nuevos amigos. Y es que siento solo gratitud desde que empecé a dedicar esta cuenta a lo que más amo hacer, que es leer y escribir. Porque al cambiar mi contenido, cambió también mi interés por seguir grandes compañías que jamás se interesarán por lo que pienso y siento. Y ahora blog está formado por una comunidad de viejos amigos, los que siempre han estado ahí, porque me conocen y me apoyan, y los nuevos amigos, aquellos que sin conocerme de nada me dejan algún mensajito para decirme con palabras bonitas que me apoyan también, aunque nunca me hayan visto. Y a veces conversamos, de la vida, la familia, y las emociones revoltosas. Y siento que a través de mi teléfono podría tocar sus manos, y ofrecerles un café. Y siento también que ahora mi realidad virtual es tan cercana como la realidad misma. Gracias a mis nuevos amigos por estar aquí. Gracias a mis viejos amigos porque sé que siempre estarán ahí. Luz

Lenguas Romance

Por qué son tan dulces las lenguas romance? Porque suenan como melodías cantarinas comparadas con otros idiomas secos como hojas de otoño, que van quebrando su sonido al ser pisadas por suelas descuidadas. Son las vocales. Que en las lenguas romance las encontramos como frutas dulces que pululan como en un salpicón. Llenan hasta el tope cada palabra suavizando como algodón la rudeza y agresividad de las consonantes. Las lenguas romance tienen dignidad. Jamás permitirían dos consonantes seguidas en una palabra sin una vocal que las siga, que las guíe, que les diga qué hacer. Y es así como tanta fuerza bruta consigue ser suavizada por un almíbar de azúcar que embriaga el corazón de quién la escucha.

Read More