Lenguas Romance

Por qué son tan dulces las lenguas romance? Porque suenan como melodías cantarinas comparadas con otros idiomas secos como hojas de otoño, que van quebrando su sonido al ser pisadas por suelas descuidadas. Son las vocales. Que en las lenguas romance las encontramos como frutas dulces que pululan como en un salpicón. Llenan hasta el tope cada palabra suavizando como algodón la rudeza y agresividad de las consonantes. Las lenguas romance tienen dignidad. Jamás permitirían dos consonantes seguidas en una palabra sin una vocal que las siga, que las guíe, que les diga qué hacer. Y es así como tanta fuerza bruta consigue ser suavizada por un almíbar de azúcar que embriaga el corazón de quién la escucha.

Read More

Paris d’Amour

Mis Historias

Fue él quien me regalo el libro. Paris. Él sabe lo que siento por Ella. Al mirar a sus ojos entendí acongojada de que era un gesto solidario frente a ese amor imposible que él jamás podrá apoyar. Entendí que tendría que escoger entre él o Ella. Los separan diferencias irreconciliables. Él la cree sucia, peligrosa y sin gran belleza. Sobrevalorada y ladrona, abusadora de inocentes incautos, que llegan a Ella buscando un sueño y solo reciben una traición. Tan mala es, dice él, que ni siquiera el mar la quiere acompañar.

Read More

Poema Invernal

Mis Historias

Últimamente me pregunto si voy a vivir aquí para siempre,

Porque es fácil quedarse atascado como pez en algún lugar,

Y este es un lugar bonito para quedarse atascado, creo yo,

Pero luego llega el invierno,

Y cuando llega me siento a mirar por esta ventana,

Y recuerdo,

Que hace muy poco los niños montaban afuera en bicicleta,

Y alzaban una cometa al cielo,

Y se escondían el uno del otro.

Y luego pienso,

Que si me quedo aquí, desde esta misma ventana los veré partir un día,

A la universidad,

Y a hacer sus vidas,

Y no es por el frio que cala bien hondo,

Si no por causa de esta ventana que quisiera partir,

Para tener un patio bien grande,

Y que así nunca se vayan a querer ir.

_______

A veces, muchas veces, se me olvida agradecer,

Que estoy aquí, ahora.

Feliz viernes!

Luz