La Vie en Rose

MisHistorias

Han pasado ya 5 meses espectaculares al lado de mi pequeña niña. A decir verdad, en mi segundo embarazo tuve el presentimiento (igual que en el primero), que me encontraba embarazada de un niño. Siempre se oyen rumores sobre estos presentimientos. Los sentimientos de una madre nunca fallan.. y oh sorpresa cuando nació una niña!

No podemos estar más felices con la bendición de tener un niño y una niña. Pero junto a esta alegría viene la gran responsabilidad de criar a nuestros hijos como iguales. Podría sonar lógico pero los desafíos para lograrlo son enormes e incluso si tenemos éxito, es seguro que nuestra hija encontrará barreras sociales y culturales a las cuales mi hijo no se tendrá que enfrentar.

A pesar de esta perspectiva mi hija nació en tiempos interesantes para la mujer. Los movimientos feministas de los años 70s hicieron un gran trabajo en su lucha por cambiar nuestro rol de solo madres y amas de casa en la sociedad. Mi hija, al igual que su hermano, escogerá su profesión, su pareja, cuando quiere tener hijos y donde vivirá. Ella, al igual que su hermano, será criada sin barreras de género, nacionales, raciales o sociales. Ella, al igual que su hermano, será ciudadana del mundo. El cielo es el límite. Es una chica con suerte.

Pero ser la madre de una niña te hace pensar en aquellas personas que aún se rehusan a ver a las mujeres como iguales. No olvidemos que nuestra libertad y nuestra igualdad en materia de derechos solo fueron reconocidas hace 60 años y muchos países continúan hoy en día adaptando sus sistemas legales para incluir a la mujer o incluso peor, no se encuentran haciendo nada más que negando esos derechos.

Sin embargo, las barreras culturales son las más duras de romper y están por todas partes. Ella tendrá que poner de su parte y yo le ayudaré a cuestionar creencias, a cuestionar lo bueno y lo malo y cuando está bien partir de una situación y la que no se encuentre cómoda y amada. Ella creará sus propias expectativas, sus propios sueños. Será un alma libre, buscará, escogerá, será responsable de sus decisiones, pero lo más importante, buscará y encontrará su felicidad, con la esperanza de que lo hará lejos de aquellos que aún piensan que está bien discriminar a la mujer y a las minorías.

Porque la fuerza que ella necesita se encuentra en su corazón y el coraje para marchar sobre su propio camino está en su alma. Es allí dentro donde todas las respuestas se encuentran y donde la voz que la guiará hacia la felicidad y el amor la esperan.

Luz

julianmadrid-51

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s