Día Mundial del Libro

Booklover

Hoy es el día del libro. Les debo tanto. Pero creo que lo que mas les debo es que me han permitido conocer los últimos recovecos del alma de mi padre.

Mi padre fue un ávido lector, como no he conocido a nadie. Leer era su pasión. Y cuando digo leer y enfatizo en pasión no hablo de alguien que lee como hobby. No. Mi padre leía sin parar. Comía en su biblioteca, recibía las visitas en su biblioteca, nos enseñaba a mi hermana y a mí en su biblioteca. Tertuliaba con mi mama en su biblioteca. Su zona de confort. Su felicidad. Su búsqueda espiritual a través de los libros y sin salir de casa fue excepcional. Pero fuera de eso nada le disgustaba leer. Arte, filosofía, literatura, investigación, memorias. Todo era valioso y bien estudiado. Porque su leer no era solamente pasar los ojos por un libro y terminarlo. No. Su leer era sacar el jugo de cada frase e interiorizar cada momento, persona y lugar. Su leer era subrayar cada aprendizaje, cada cita importante, cada lección de vida. No me equivoco al decir que hablar con mi padre era un absoluto placer. Su tranquilidad, su energía, la sabiduría de quien ha comprendido lo suficiente para ser feliz con lo sencillo, para valorar el silencio, para responder a nuestras preguntas locas y así darnos una guía de por dónde seguir para alcanzar metas. Extraño a mi padre. Si. Pero tengo la fortuna de abrir sus libros y poder encontrar sus notas, que todavía me guían y me llenan el corazón. No puedo verlo, ni oírlo, pero eso no importa ya. Lo que importa es sentirlo, amarlo, recordarlo. Feliz día del libro!

Luz

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s